Manual de crucificciones

¿El Edén era realmente un paraíso?  ¿Se alimentan las sombras de leche? ¿Preparan las latas de cerveza un exterminio selectivo? ¿Cómo sobrevivimos a una crisis de reputación si resucitamos en una era en la que la imagen importa tanto? Estos son algunos puntos de partida de los microrrelatos contenidos en este Manual de crucificciones.

 

Daniel Bernal Suárez explora en estas narraciones el otro lado de la realidad con una gran variedad de registros. El humor y la ironía están muy presentes en este volumen, en el que el autor ha querido plasmar su escepticismo y relativizar los grandes dogmas que nos venden a diario a través de su fascinación por lo misterioso y lo imprevisto. 

 

 

Por los microrrelatos que componen este Manual de crucificciones desfilan fantasmas hechos de espacios o que se olvidan de cómo respirar, buscadores de espejos precisos, zapatos con miedo a la luz, brazos y piernas que declaran la independencia de sus respectivos cuerpos, reptiles preocupados por la deriva de su república, la verdadera historia de la manzana que cayó sobre la cabeza de Newton, la descripción del síndrome de comitis, habitaciones que devoran a sus inquilinos, sujetos que se enamoran de ecuaciones o del fuego, criaturas que solo existen si nadie las ve, institutos para psicópatas y restaurantes caníbales de lujo, personas que se convierten en campanas y un curioso catálogo de rituales de apareamiento. Y café, mucho café, porque algunos personajes, como el autor, son adictos a esta bebida.

 

Y es que, si uno no está atento, puede ingresar en una dimensión insólita e inquietante nada más cruzar la siguiente esquina.